indie dreams



short film, the new wave

Al igual que el cuento, el short film ha sido un género muy ninguneado, tanto por las audiencias como por las grandes casas productoras. Y es que asumen que nadie pagaría por entrar a ver una película de 20 minutos (o de menos) a una sala de cine. También entre sus dectractores suelen decir que no existe profundidad de personajes y que simplemente es una mera situación la que se cuenta: en resumen: una pérdida de tiempo.

Bendito sea el internet. Ha venido a darle empuje al cortometraje; se ha convertido en el principal proyector de short films, haciendo que éstos lleguen a grandes audiencias. Las grandes compañías se han dado cuenta de esto y en sus sites luego incluyen shortfilms como una manera de promocionar su producto. El videoasta ya no se limita a mostrar su trabajo sólo en un cineclub o en alguna galería de arte.

El mundo cambia rapidísimo, y es esta rapidez la que hace que los internautas carezcan de paciencia para ver contenidos largos. Es aquí donde el short film  cobra mayor importancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: